Novias Cabotine: Patricia

Inicio / Noticias / Novias Cabotine: Patricia

Hoy queremos contaros la bonita boda de Patricia y Daniel. “Si es bonito soñar tu boda, mucho más es vivirla”, con esta frase comenzaba Patricia a hablarnos de su boda, con lo que el relato de su día no podía ser más que prometedor.

Patricia y Daniel son de Socuéllamos, un pueblo de Ciudad Real, y tras 12 años juntos sin propósitos de boda, un día de repente en una cena romántica surgía la idea de dar el paso. La magia de esa noche la quisieron transportar al día de la boda, por ello decidieron que el 23 de Junio, noche de San Juan, la más mágica y larga del año, sería la fecha elegida. Comenzaron los preparativos con una gran ilusión en cada detalle, y en la búsqueda por una boda diferente, algo nada clásico ni formal. Para la celebración de su boda, huyeron de lo tradicional. Como maestro de ceremonias, tuvieron al mejor amigo de Daniel. Ni cura, ni político, ni juez.

Ese punto de búsqueda de algo diferente a lo tradicional, le llevó a Patricia a conocer a “Campanilla”, el diseño Cabotine con el que se casaría. Nos cuenta que cuando empezó a ver vestidos por las webs, la mayoría le parecían preciosos, pero no se veía llevando ninguno de ellos. Le agobiaba la idea de tener que ir “disfrazada” con algo que no encajara con su personalidad. Nos cuenta que en su vida sólo dos veces ha llevado vestido largo, y no era algo que le gustara. Por ello pensó: “¿y si me compro el vestido de novia corto?”.

Buscando por internet encontró Cabotine, ya que nos dice que es una de las pocas firmas que encontró con este tipo de vestidos. Buscó las tiendas más cercanas que trabajasen con Cabotine y que tuvieran el diseño Campanilla, y así es como dio con la tienda Entrenovias en Tomelloso, a tan sólo 20kms de su casa. Patricia concertó su cita y entre nervios comenzó a probarse diferentes vestidos. La dependienta decidió dejar el diseño Campanilla para el final. Cuando Patricia se vio con el vestido, nos cuenta que no podía dejar de sonreír y el brillo en sus ojos delataba que era el elegido. Tan sólo un retoque, Patricia prefería un diseño con tirantes para ir cómoda, y en la tienda le dieron la opción de un guipur parecido al vestido, que encajaba perfectamente con el escote corazón y así es como terminó por enamorarse de su vestido. En cuanto al velo, Patricia también rechazó lo clásico y optó por un original tocado en la tela del vestido con rejilla hecho a mano por Piluca tocados.

Pesé a que dudó dado el “atrevimiento” de casarse de corto en un pequeño pueblo suponiendo así romper moldes en lo que estaban acostumbrados a ver, terminó dándose cuenta de que ella era la que se casaba y la que se tenía que ver genial en su vestido. Queremos hacer hincapié en este punto, queridas novias Cabotine, queremos que seáis felices en nuestros vestidos, que os sintáis vosotras mismas y que nuestros diseños terminen por ser una segunda piel reflejo de vuestras personalidades en vuestro gran día.

Así nos lo relata Patricia, finalmente dio que hablar, para bien, todo el mundo decía que era la novia más original que habían visto y que el vestido iba totalmente con su personalidad.  “Eso era lo que yo quería escuchar, que me viesen ese día y estuviese reflejada mi persona”, nos cuenta Patricia.

El vestido fue un gran protagonista de la boda, ya que Patricia quería que la decoración fuese en consonancia con él. El vestido era muy años 50-60 y por ello quería centrar la decoración en ello, tanto así que hasta un seat 600 fue parte de la celebración. Con la ayuda de Rosalía, de Tu Wedding, consiguió que el proyecto que tenía en su cabeza se hiciera realidad.

Se casaron en Pedro Muñoz, el pueblo vecino. La finca Jardín Casa Rosita les aportó todos los escenarios que necesitaban para la boda de sus sueños. Como por ejemplo, un acogedor rincón verde donde realizar la preciosa ceremonia, un bellísimo jardín donde hacer el cóctel, una amplia carpa para realizar la cena… todo lleno de preciosos detalles decorativos como estos que crearon la atmósfera perfecta para la ídilica boda de Patricia y Daniel.

Patricia nos cuenta que fue un día realmente especial en el que estuvo muy feliz por contar con sus dos abuelas, para las que dividió su ramo de novia, y con su padre, quien había salido del hospital un mes antes de la boda.

El broche final de la boda vino con una reproducción de cómo comenzó su historia de amor. Todo comenzó para Patricia y Daniel en un concierto, Daniel era bajista del grupo y Patricia al verle quedó bastante prendida. ¿Por qué no revivir aquel momento? El grupo volvió a sonar para dar comienzo la fiesta de la boda. Daniel se atrevió incluso a cantar a Patricia por primera vez una canción que compuso para ella hace años.

Desde aquí te damos las gracias Patricia por elegirnos, por dejarnos vivir tu boda a través de tus palabras y nos alegra ver la felicidad que desprendes en las fotografías con nuestro diseño “Campanilla”. Nos sentimos muy afortunados de haberte acompañado en un día tan feliz. Sin olvidarnos de nombrar a BiCreative por reflejar en estas bonitas fotos los momentos de tu boda.

Gracias por confiar en Cabotine. Nos gustaría poder seguir contando bodas tan bonitas como la de Patricia, ¡esperamos vuestras historias!

Artículos Recientes

Dejar un comentario

¡Contacta con nosotros!

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puede enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.